9 consejos para cuidar a un perro mayor

¿Tienes un perro que ha llegado a su etapa adulta? Entonces deberías cambiar los cuidados que le proporcionas.

Cuando los perros se hacen mayores empiezan a necesitar algunos cuidados extra, ya que su salud empieza a ser más delicada.

A lo largo de este post he reunido 9 cuidados fundamentales que tendrás que proporcionarle a tu perro. Si los haces le estarás dando una vida mejor.

¡Vamos a verlos!

1. Elige un pienso senior

La alimentación de tu perro es clave para que goce de buena salud, pero debes saber que no es suficiente con coger un pienso de calidad.

Deberás adaptar el alimento a la etapa en la que se encuentre tu perro. Un perro anciano tendrá un metabolismo y nivel de energía distinto al de un cachorro o un perro adulto, por eso deberías adaptar el pienso que le proporcionas.

Con los piensos senior te aseguras de que le estás proporcionando un menor nivel calórico, pero manteniendo los niveles óptimos de proteína altamente digestible para ayudar a mantener una buena masa muscular (fuente). Además, se tratará de un alimento de fácil digestión.

Busca la gama senior de la marca de pienso que utilices habitualmente o déjate aconsejar por tu veterinario para elegir una marca de calidad.

2. Aumenta las salidas a la calle

Los perros adultos aguantan sin problema entre 6 y 8 horas sin salir a la calle, pero cuando son ancianos esta cifra disminuye.

A medida que se hacen mayores tienen menor aguante de su vejiga. Necesitarán hacer sus necesidades de forma más frecuente, y tendrás que sacarle a la calle más a menudo.

Todo dependerá de su estado de salud y edad, pero este intervalo se podrá situar entre las 2 y las 6 horas.

Si por la noche no le vas a poder sacar todo lo que tu perro necesita te recomiendo que le coloques un empapador.

Son unos productos pensados para cachorros pero que sirven a la perfección para perros mayores.

3. Ajusta la cantidad de ejercicio

Los perros ancianos tienen menos vitalidad, pero no por ello les debemos dar paseos más cortos.

En estos casos lo que debes hacer es reemplazar el ejercicio por un paseo con estímulos. La forma de conseguirlo es dejándole que olfatee todo lo que desee.

Deja que se pare a oler las plantas o que analice la orina de otros perros. Es una buena forma de mantenerlo activo sin que haga un sobreesfuerzo físico.

4. Enriquece mentalmente a tu perro

No solo te debe preocupar el ejercicio físico, ya que el ejercicio mental es igual de importante.

Tu perro debe seguir teniendo estímulos, y el ejercicio mental es la mejor manera para conseguirlo.

Intenta enseñarle algún truco nuevo y proporciónale juguetes interactivos. Simplemente debes ajustar la dificultad para que no se frustre, pero en ningún momento le quites la posibilidad de afrontar nuevos retos.

En este post puedes ver un resumen con los principales juguetes interactivos para perros.

5. Aumenta las visitas al veterinario

Los problemas de salud se intensifican cuando un perro es anciano. Podrán aparecer problemas de piel, intestinales, pérdida de masa muscular, artritis, problemas dentales y obesidad. Y estos son solo unos cuantos ejemplos.

Al acudir de forma regular al veterinario podrá detectar cualquiera de estas enfermedades a tiempo. Lo ideal es que lo lleves un par de veces al año.

También deberás estar atento a cualquier cambio de comportamiento o pérdida de apetito. En caso de que detectes algo fuera de lo normal no dudes en acudir a la clínica veterinaria para que le hagan un chequeo.

6. Proporciónale suplementos para las articulaciones

La artrosis es la forma más habitual en la que se presenta la artritis en perros. Es una enfermedad articular que se manifiesta de las siguientes formas (fuente):

  • Disminución de la actividad general
  • Reticencia a hacer ejercicio
  • Cojera
  • Incapacidad de saltar
  • Cambios en la marcha como los “saltos de conejo”
  • Dolor al manipular al perro

Aparece con frecuencia en perros adultos y ancianos, siendo las razas grandes las más propensas a sufrir este problema.

Uno de los tratamientos para esta enfermedad son los suplementos articulares. Según el Colegio Americano de Cirujanos Veterinarios “el sulfato de condroitina, el sulfato de glucosamina y los suplementos de ácidos grasos omega 3 son los suplementos articulares recomendados con mayor frecuencia y no tienen efectos adversos graves”.

Pregunta a tu veterinario qué marcas son mejores y qué dosis es la más adecuada para tu perro. Así le ayudarás a aliviar el dolor que le causa la artrosis.

7. Adapta el hogar

Otra de las formas de ayudar a un perro con artritis es adaptando el hogar. Recuerda que esta afección le impedirá moverse con facilidad, por lo que agradecerá cualquier ayuda que le proporciones.

Si es el caso de tu perro te recomiendo que coloques rampas o escalones junto a los lugares elevados a los que le guste subir. Si tu perro sube al sofá o a la cama le vendrá bien tener esta ayuda, tanto para subir como para bajar.

¿Tu perro es grande y te cuesta cargar con él? Entonces también te vendrá bien disponer de una rampa para que acceda al coche. Te será de gran utilidad tanto para llevarle a dar un paseo como para hacer una visita al veterinario.

Además de esto puedes considerar cogerle una cama ortopédica para perros.

8. Vigila la pérdida de visión y audición

No es de extrañar que los perros ancianos tengan pérdidas de visión y audición con el paso del tiempo.

Ten este problema presente y reorganiza los muebles de tu casa. Cuando un perro pierde parte de su visión le costará más esquivar los obstáculos que se encuentre a su paso.

Retira cualquier mueble que haya en las zonas de tránsito para evitar posibles golpes.

Y si tienes escaleras en la vivienda considera colocar una moqueta para que pueda mejorar su agarre. Si no apoya bien las patas en un escalón puede resbalarse y caerse, y esto con una moqueta se podrá evitar.

9. Afecto y cariño

Un perro adulto tendrá menos movilidad, reducirá sus ganas de jugar y estará más apagado, pero no por esto debes darle menos cariño.

Dedica algunos momentos cada día a entretenerle y mostrarle tu afecto. Sigue hablándole y acariciándole como lo hacías cuando era un cachorro.

Todas las muestras de cariño influyen en su felicidad, y aunque no lo exprese tanto como lo hacía antes, le gustará que lo sigas haciendo.

¿Hay algún cuidado que le proporciones a tu perro adulto y que no haya comentado en el vídeo? Déjamelo en los comentarios para que todos lo podamos tener en cuenta.

Categorías Cuidados

Deja un comentario